Imprimir

familias positivas

Escrito por Jorge Hernandez. Publicado en Vida Familiar

FAMILIAS POSITIVAS

El diseño de la pareja se corresponde con el plan que Dios tuvo para el pleno desarrollo de sus integrantes. La Palabra de Dios nos indica: “Dijo Dios el Señor: No es bueno que el hombre esté solo” y después de crear a Adán, el Señor formó a Eva y los bendijo. De esta manera la primera pareja fue creada con varios propósitos específicos, entre ellos: Deshacer la soledad, profundizar en el desarrollo del carácter y de las habilidades sociales, interactuar con el medio ambiente y crear el núcleo perfecto para la multiplicación de la raza humana. El Señor formó a la familia conforme al diseño que Él tenía.

Han pasado muchos siglos desde aquella primera pareja y mucho han cambiado la humanidad y los propósitos de la familia. El relativismo, el materialismo y la pérdida de valores, hacen tambalear nuestra sociedad y hay cada vez más familias que se ven envueltas en problemas internos de difícil solución. Frecuentemente se carece de las herramientas necesarias para resolver los problemas del día a día, por ello, las personas que más nos quieren, a las que más queremos y que también son las más cercanas, sufren las consecuencias.

Es el propósito de este departamento colaborar con cada componente de las familias en sus diversas situaciones: Restaurar valores, promover la reconciliación de las relaciones deterioradas, ayudar a los que resultan heridos por las alteraciones producidas en su seno, e impulsar el conocimiento de las habilidades sociales y de los principios que rigen la convivencia familiar, todo ello con el sano objetivo de que sus vidas sean más significativas y felices.

Ministerio de la Familia tiene como base los principios cristianos presentados en la Biblia que se proyectan como ideales para quienes desean seguir a Jesús. Donde se practican estos principios aparecen la comprensión, el respeto mutuo, el amor sincero, el entendimiento entre generaciones, la reconciliación, el equilibrio familiar y las diversas características que se desean en todo hogar y en toda sociedad.

Es nuestro sincero deseo que todas las familias vivan llenas de equilibrio y propósito,  donde cada uno de sus componentes tengan el desarrollo adecuado y se encuentren plenamente integrados.

Imprimir

elegir la mejor persona para mi... parte 2

Escrito por Jorge Hernandez. Publicado en Vida Familiar

Vamos, andando
Si pasas toda esta búsqueda del alma, podrías decidir (probablemente de forma separada por el momento), que el matrimonio entre ustedes dos es lo correcto ante el Señor. Si esto sucede, el siguiente paso para el chico es ir a través de ese proceso aterrorizante lleno de placer para aprender acerca de diamantes de circonio cúbico, averiguando sobre las especificaciones exactas del anillo que su novia desea por medio de varios actos de espionaje, escogiendo el anillo perfecto con base en una intuición sincera, y agonizar por  el planeamiento cuidadoso de la forma de declararse que no llegue a avergonzarlo por completo. Como las mujeres pueden sospechar,, este proceso llega de manera natural y fácilmente a todos los hombres. Luego de que la declaración ha sido hecha sin tropiezos y llevada a cabo por el hombre sin inconvenientes de ningún tipo, la mujer dice sí sin dudar, acompañada  por sonrisas y lágrimas por doquier. Las reacciones individuales pueden variar.

Bien, felicidades, estás comprometido. ¿Qué haces ahora? Cuando se trata del compromiso, hay un sólo concepto en mente. Es fácil, simple y debe guiarte en cada decisión, en todas las etapas del proceso y hasta que llegues a estar delante de Dios, de la gente y de la persona que los vaya a casar en el gran día. ¿Listo? Este concepto es que Aún no estás casado/a. Ahora, dependiendo de la logística u otras circunstancias, trasfondos culturales, duración de la relación, cosas que otros cristianos te hayan dicho, hay otra forma de decirlo. ¿Listo? No estás casado/a aún. Recuerda esto si no aprendes nada más de este artículo.

Imprimir

elegir la mejor persona para mi vida

Escrito por Jorge Hernandez. Publicado en Vida Familiar

Es este el elegido?
Hablemos primero (y de manera breve) acerca de la decisión de casarse con una persona en particular. He escrito sobre esto en otras ocasiones, pero aquí expongo un breve repaso:

Primero, observe el proyecto que usted tiene para su vida; más específicamente,  ¿qué piensa usted será de este propósito o proyecto si se une a esta persona?, o ¿qué visualiza  ahora que el Señor le ha puesto ahí? ¿Podrá, en términos generales, servirle a Dios mejor si están juntos que separados? ¿Será capaz de lograr el propósito (permanecer en su plan original o en uno que usted haya percibido- una visión a través de esta persona) más efectivamente juntos que por separado? Después, considere si siente que puede amar a esta persona sacrificialmente, así como respetarla y apoyarla. 

También, ¿qué piensan los demás (aquellos a los que ambos han pedido consejo, bajo el contexto en que su relación ha tomado lugar, amigos o familia) sobre la relación? ¿Les parece sólida? ¿Les parece que la relación es buena para ambos? Como lo escrito anteriormente, esta es (eso espero) una valoración mucho más profunda que simplemente preguntarse ¿soy físicamente atractivo para él o para ella?" o "¿Tenemos química?".


contador de visitas